Necrológicas
EDITORIAL

Pobreza encubierta en Magallanes

Por La Prensa Austral viernes 19 de octubre del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Pese a los reiterados compromisos de todos los gobiernos desde el retorno a la democracia, Chile sigue siendo un país desigual y no ha tenido éxito en términos de reducir la pobreza.

Esto fue nuevamente ratificado al contrastar y analizar los datos surgidos de la última encuesta Casen, aplicada el año pasado, los cuales concluyeron que el país ha perdido la capacidad de elevar el nivel socioeconómico de los estratos más bajos, que la denominada pobreza multidimensional está estancada y que las desigualdades siguen creciendo.

Estos resultados también fueron elocuentes respecto de la disparidad que existen entre quienes viven en zonas urbanas y los que habitan el mundo rural.

A nivel regional, el mapa de la vulnerabilidad definió para Magallanes 16 grupos carentes y dejó al descubierto la cruda realidad que viven miles de magallánicos: 8 mil 400 personas no tienen agua potable o baños en la región; 12 mil 889 mujeres no tienen ingresos propios y fueron víctimas de violencia intrafamiliar; 800 adultos mayores sufren algún grado de dependencia y viven solos en sus hogares; y 1.260 familias tienen uno o más de sus integrantes con dependencia moderada o severa que no les permite ser autovalentes y que forman parte del 40% más pobre de la población.

Todos ellos forman parte de la pobreza encubierta, aquella que se esconde dentro de los miles de hogares regionales y que enfrenta día a día un porcentaje importante de nuestra población.

El gobierno de Piñera anunció una acción focalizada al dar a conocer su Compromiso País, estrategia con la cual busca reducir los referidos índices.

No está demás apuntar que en esta cruzada nacional se deben considerar las enormes desigualdades entre el mundo urbano y el rural ya mencionadas, pero también tener en cuenta la disparidad que se produce entre el centro del país y las regiones, sobre todo las más extremas, para cuyo desarrollo se requieren proyectos y programas específicos.