Necrológicas
EDITORIAL

Ley de cuotas, ¿realmente un avance?

Por La Prensa Austral domingo 27 de agosto del 2017

Compartir esta noticia
Visitas

Con rimbombancia, fue promulgada y celebrada, por este gobierno, la denominada ley de cuotas, que impone a los partidos políticos a incorporar, en ciertos porcentajes, a las mujeres, tanto en sus instancias partidarias como al momento de presentar candidaturas para cargos de representación popular.

La relación es 60%-40% y, salvo dos referentes, todos los conglomerados cumplieron con incorporar un mayor número de candidatas.

La ley de cuotas tiene sus propios detractores, quienes sostienen que no resulta necesariamente una herramienta efectiva para alentar la participación femenina en los asuntos públicos. Empero, en Chile se celebró en cuanto permitiría forzar a los partidos a considerar más a las mujeres a la hora de definir sus conducciones y sus cartas electorales.

Pero, tal y como se temía, no resulta halagüeño el primer examen de las plantillas parlamentarias que inscribieron los pactos políticos ante el Servicio Electoral el pasado 21 de agosto.

Ya a  nivel nacional se gatilló el debate cuando la candidata de la DC, Trinidad Parra, se enteró por la prensa que su partido entregó todo su apoyo a la postulación senatorial del ex ministro José Miguel Insulza en la Región de Arica y Parinacota.

En estas elecciones, se cuadruplicó el número respecto de la elección anterior, pues se presentaron 360 candidatas a diputado y otras 52, a senadoras.

A nivel regional, se debe considerar que es relativo el efecto de la ley de cuotas, pues en los comicios anteriores, hubo 9 postulaciones, de las cuales 3 correspondieron a mujeres en el caso de la Cámara Baja. Ahora, se duplicó el número de candidaturas femeninas, pero se aumentó a 19 el número de aspirantes, con lo cual la relación porcentual bajó de 33,33% a 31,6%.

En noviembre, se sabrá, en definitiva, si esta ley tendrá un efecto positivo en términos de que haya más mujeres integrando el Congreso. Lamentablemente, parece que hubo demasiados casos en que sólo se cumplió con el porcentaje, pero sin que haya real voluntad de promover una mayor representación femenina.