Necrológicas
EDITORIAL

Contracción del consumo y caída de exportaciones

Por La Prensa Austral sábado 19 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Poco a poco las estadísticas están dando cuenta de forma más clara del impacto que está teniendo en la economía regional la pandemia junto a todas las medidas que se han establecido para controlar la expansión de esta enfermedad.

La contracción del consumo doméstico quedó constatada en el último informe del Indice de Ventas de Supermercados de julio, que arrojó una caída de 23% de las compras realizadas a precios constantes por los clientes, en comparación a igual mes del año anterior.

La variación acumulada de los siete meses del año en curso es negativa, siendo de -16,2%, posicionándose a 16,2 puntos porcentuales bajo la diferencia registrada a nivel país.

Se prevé que esta tendencia a la contracción se vea alterada en los informes de agosto y septiembre debido al efecto sobre el poder adquisitivo de las personas que tuvo el retiro del 10% de los fondos de AFP y, obviamente, las compras tradicionales en Fiestas Patrias.

Otro indicador respecto de la marcha de la economía es el relativo a las exportaciones. Durante julio se realizaron ventas al exterior por US$76,3 millones, lo que representó una caída de 18,3% respecto de los envíos realizados en igual mes del año pasado.

Al séptimo mes de este año, las exportaciones regionales sumaron US$433,4 millones, acumulando una variación negativa de 8,1% en comparación a lo sucedido en igual periodo de 2019.

Con una participación de 98,5% del total de envíos al extranjero, la industria fue el sector que más incidió, con un descenso de 17,7% al comparar los meses de julio 2020 y julio 2019.

Estas estadísticas, sumadas al fuerte impacto en el mercado laboral de Magallanes, permiten ir sopesando cuánto está afectando el coronavirus y cuán necesario es contar con un estudio serio de la situación económica, a fin de que las autoridades competentes puedan impulsar políticas y medidas efectivas de reactivación. La entrega de bonos, si bien alivia momentáneamente ciertas carencias, no será suficiente, pues no detendrá un desmoronamiento de la economía regional.