Necrológicas

Violencia se apodera de Wisconsin después de que un afroamericano fuera baleado por un policía

Por Agencias martes 25 de agosto del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La ciudad de Kenosha vivió momentos que recordaron las protestas ocurridas tras la muerte de George Floyd,. Ahora, Jacob Blake, el hombre que recibió siete disparos, se encuentra en estado grave

Horas después de que un hombre afroamericano fuera baleado hasta siete veces a quemarropa el domingo por la tarde por un oficial de policía en Kerosha, Wisconsin, se desató una noche de protestas y disturbios en la que los agentes dispararon gases lacrimógenos y los manifestantes arrojaron objetos, saquearon tiendas y prendieron fuego a los vehículos estacionados.

Jacob Blake, el hombre que recibió siete disparos el domingo por la tarde, se encuentra en estado grave después de ser trasladado al Hospital Froedtert en Wauwatosa, según el Departamento de Justicia de Wisconsin.

Después del tiroteo, ocurrido a la tarde del domingo, las publicaciones en las redes sociales mostraron a los vecinos reunidos en las calles gritando a la policía. Se podía escuchar a algunos coreando las consignas “No hay justicia, no hay paz”, “¡No puedo respirar!” “¡Así es como luce la democracia!”, mientras que otros parecían arrojar objetos a los agentes y dañar vehículos policiales.

Ya entrada la noche, en una escena que reflejó las protestas generalizadas por los disparos policiales de George Floyd, Breonna Taylor y otras personas afroamericanas, los manifestantes se dirigieron al Edificio de Seguridad Pública del Condado de Kenosha, que alberga a la policía y los departamentos del alguacil del condado.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, pidió este lunes una “investigación inmediata, completa y transparente” sobre el tiroteo. “Los agentes deben rendir cuentas”, añadió en un comunicado.

La respuesta del Presidente Donald Trump a la muerte de Floyd y a las protestas surgidas a raíz de su fallecimiento ha sido duramente criticada por Biden, que este lunes destacó que el país se encuentra en un “punto de inflexión” para acabar con el racismo sistémico en EE.UU.