Necrológicas

Senegal es musulmán pero festeja Navidad

Por Agencias viernes 25 de diciembre del 2015

Compartir esta noticia
Visitas

Luego de las oraciones matutinas en la mezquita, Mamadou Aliou Ba se viste de Viejito Pascuero con una panza acolchada sobre su cuerpo alto y flaco y sale a trabajar. Muy erguido, sonríe detrás de sus bigotes y barba blancos a las familias que pasan frente al supermercado en uno de los barrios pudientes de Dakar.

Ba, de 25 años, es uno de muchos Papá Noel en la capital senegalesa durante la temporada de fiestas. Es musulmán, pero celebra la Navidad, lo mismo que la mayoría de los senegaleses.

“Todos, cristianos y musulmanes, festejan la Navidad”, dice, mientras ofrece caramelos que lleva en una bolsa. “Me gusta este trabajo”, dice Ba, y añade que también le gusta el dinero extra.

El 94% de los 14 millones de habitantes de Senegal son musulmanes, pero la Navidad está en todas partes. Vendedores callejeros ofrecen guirnaldas, muñecos inflables de Santa Claus, árboles de Navidad y adornos.

Enormes bastones de caramelo flanquean la senda hacia un centro comercial donde un trineo está posado bajo el calor tropical, y en un parque de diversiones una estatua gigante de Santa Claus recibe a los visitantes.

La importancia de la festividad navideña destaca Senegal como un lugar de tolerancia y diversidad en Africa occidental, donde muchos países están divididos por la religión y los grupos étnicos, y donde crece la amenaza del extremismo islámico.

Daouda Sow, un empresario musulmán de 45 años, dice que tiene un árbol de Navidad en su casa.

“Así es la cultura senegalesa”, dijo. “Es muy abierta, distinta de la de nuestros vecinos como Guinea o Mali”.

Somalia y Brunei

El gobierno de Somalia prohibió el miércoles 23 las celebraciones de Navidad y Año Nuevo en su territorio, informaron las autoridades locales. “Todos los eventos relacionados con estas festividades son contrarias a la cultura islámica y podrían dañar la fe de la comunidad musulmana”, aseguró el jeque Mohamed Khayrow, director general del Ministerio de Asuntos Religiosos.

El funcionario agregó que las fuerzas de seguridad habían recibido la orden de romper cualquier tipo de celebraciones de ese tipo en el país. Apenas unos mil somalíes practican el cristianismo, entre una población de ocho millones de habitantes en el que el 99% tiene el Islam como religión.

El jeque Nur Barud Gurhan, del Consejo Religioso Supremo, afirmó que las festividades no musulmanes pueden provocar la ira de Al Shabab, una rama escindida de Al Qaeda en Somalia que controlaba hasta 2011 la capital, Mogadiscio. Uno de los edictos de esta organización también prohibía la Navidad.

Somalia es, después de Brunei, el segundo país de mayoría musulmana que prohíbe la Navidad este año. Y esta es la segunda ocasión en la que veta las festividades en su historia, tras la prohibición de 2013.

Mogadiscio alberga a muy pocos cristianos, y la catedral católica de estilo gótico que construyeron los italianos a principios del siglo XX, que era uno de sus grandes símbolos, fue destruida por los islamistas radicales en 2008.

Los diplomáticos extranjeros, cooperantes y soldados que viven en el recinto fortificado del aeropuerto están autorizados a celebrar fiestas privadas. Al menos 12 soldados españoles están destacados en el país africano.