Necrológicas

Ola de violencia arruina la temporada de Navidad en Tierra Santa

Por Agencias sábado 26 de diciembre del 2015

Compartir esta noticia
Visitas

El revuelo de ambulancias y vehículos policiales ante la puerta de Jaffa, el principal acceso al recinto histórico amurallado de Jerusalén, en la víspera de la Nochebuena acabó de espantar a los escasos visitantes de la Ciudad Vieja.

Las callejuelas se quedaron mudas tras un ataque que se saldó con dos israelíes muertos y otro herido, y sus dos agresores palestinos abatidos a tiros por las fuerzas de seguridad. Fue un eslabón más en la rutina de apuñalamientos que en los últimos tres meses ha desencadenado la mayor ola de violencia en ciudades de Israel y Palestina desde el fin de la segunda Intifada, hace ya una década. El destello de luces y ornamentos navideños ante la basílica de la Natividad de Belén o en el barrio cristiano de la Ciudad Santa apenas pueden ocultar el vacío de los bazares ni la pobre ocupación en el negocio de la hostelería. La escalada de atentados parece haber arruinado ya la principal temporada turística en la cuna del cristianismo.

Con las negociaciones para buscar una salida al conflicto suspendidas desde hace casi 20 meses, y con uno de los gobiernos más conservadores y nacionalistas de la historia al frente del Estado judío, la violencia sigue golpeando de lleno sobre la vida cotidiana en Tierra Santa.

En este clima de creciente tensión, las autoridades israelíes han anunciado medidas para intentar suavizar durante las celebraciones las restricciones de movimientos que afectan a los cristianos palestinos. La Administración Civil del Ejército en los territorios ocupados desde 1967 autorizará a varios centenares de ellos para que puedan viajar entre Gaza y Cisjordania y participar en ceremonias religiosas. Su presencia difícilmente podrá contribuir a disipar los nubarrones que se ciernen sobre la temporada turística en Palestina.

Según el Departamento Central de Estadísticas israelí, citado por el diario Haaretz, el número de visitantes a Israel cayó un 4,6% en noviembre respecto al año anterior y un 18,3% sobre 2013, último ejercicio previo a la intervención miltar en Gaza. Antes de que estallara la ola de violencia, el turismo parecía haberse recuperado el pasado agosto con niveles similares a los de 2013.

Sin turistas en las calles ni autobuses estacionados ante monumentos y bazares, jóvenes palestinos de la zona de Belén se enfrentan a las fuerzas de seguridad israelíes disfrazados de Viejos Pascueros. La ministra palestina de Turismo, Rula Maaya, reconocía hace poco que la cifra de visitantes de este año será previsiblemente inferior a la de 2014, un ejercicio que estuvo marcado en el sector por las consecuencias de la guerra en Gaza.

En su mensaje de Navidad, el Presidente de la Autoridad Palestina ha responsabilizado al gobierno de Benjamín Netanyahu de “acelerar las políticas que conducen a las destrucción de la solución de los dos Estados”.