Necrológicas

Nicolas Sarkozy será juzgado por financiar ilegalmente su campaña electoral de 2012

Por Agencias miércoles 2 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

El ex Presidente francés Nicolas Sarkozy será juzgado por el presunto financiamiento irregular de su campaña de 2012, después de que el Tribunal Supremo desestimara ayer el recurso presentado para evitar sentarse en el banquillo.

La investigación del llamado caso “Bygmalion” fue abierta en 2014, año en que la prensa reveló que el ex Mandatario superó el límite máximo de gasto permitido durante una campaña electoral, que era de 22,5 millones de euros (casi 18 mil millones de pesos), informó Cooperativa.

El juez instructor consideró en febrero de 2017 que Sarkozy debía comparecer ante un tribunal junto con otros 13 acusados y, aunque el político conservador recurrió esa decisión, el Supremo la validó ayer.

Según la denuncia, para ocultar los sobreprecios de los actos electorales y de los viajes, los imputados recurrieron a los servicios de la empresa de comunicación Bygmalion, que emitió facturas falsas.

Su abogado, Emmanuel Piwnica, hizo notar en la cadena BFM TV que lo único que se le reprocha a su cliente es haber sobrepasado los límites de financiación, pero que no estaba implicado ni co-nocía la supuesta trama de falsificación de facturas.

La investigación concluyó que se ocultaron unos 20 millones de euros de gastos (alrededor de 16 mil millones de pesos) que debían haber figurado en las cuentas de campaña de Sarkozy, que acabó costando al menos 42,8 millones (poco más de 34 mil mi-llones de pesos).

Las cuentas de esa campaña -en la que salió derrotado frente al socialista François Hollande- fueron invalidadas en julio de 2013 por el Consejo Constitucional, encargado de revisarlas, lo que hizo que tuviera que pagar más de 360 mil euros de multa (cerca de 287 millones de pesos) y devolver la subvención pública, de casi 12 millones (alrededor de 9.600 millones de pesos).

Esa multa no impidió que se abriera una investigación judicial y que en febrero de 2016 fuera inculpado.

La imputación disminuyó sus opciones en las primarias de derecha de noviembre de ese año, en las que quedó tercero en la primera vuelta, por detrás de su ex Primer Ministro François Fillon, que acabó ganando, y del también ex jefe de gobierno Alain Juppé.

El cargo de financiamiento ilegal de campaña electoral podría acarrearle hasta un año de cárcel y 3.750 euros de multa (casi 3 mi-llones de pesos).

Sarkozy tiene pendiente además otro proceso por corrupción y tráfico de influencias en el llamado caso de las escuchas.