Necrológicas

La policía belga detiene a un noveno sospechoso por los atentados de París

Por Agencias viernes 25 de diciembre del 2015

Compartir esta noticia
Visitas

El detenido estuvo en contacto con Boulahcen, muerta en el asalto policial de Saint Denis.

Ya son nueve los arrestados y acusados en Bélgica de implicación en los atentados terroristas del pasado 13 de noviembre en París en los que 130 personas fueron asesinadas y 350 resultaros heridas.

La Policía belga detuvo el pasado martes al último sospechoso, identificado como Abdoullah C., nacido en 1985 y de nacionalidad belga, aunque no ha sido hasta este jueves cuando la Fiscalía lo ha revelado.

“El sospechoso ya está en la cárcel esperando a su defensa para preparar el juicio”, ha confirmado un portavoz de la Fiscalía belga, aunque no ha especificado cuándo se producirá. El Ministerio Público ha explicado también que esta última detención -efectuada en la Avenida del Helipuerto, en el centro de la capital belga y no muy lejos de Molenbeek- no se hizo pública para no dar pistas a sus posibles cómplices.

El mismo martes que le detuvieron, el juez emitió una orden de arresto por “asesinatos terroristas” y “participación en actividades de grupos terroristas”, según el comunicado de dos páginas de la Fiscalía. En total, más de 24 personas han sido interrogadas desde los ataques, pero sólo nueve permanecen encarcelados.

Este último detenido (Abdoullah C.) habría mantenido contactos telefónicos con Hasna Ait Boulahcen, “sobrina” del cerebro de los ataques Abdelhamid Abaaoud “entre los atentados y el asalto policial en Saint-Denis, donde ambos murieron”, según la Fiscalía. Hasta ahora, sin embargo, se había dicho que eran primos.

Desde los atentados de París, las redadas en Bélgica -especialmente en la capital, Bruselas, donde casi todos los autores y cómplices tenían algún vínculo- han sido constantes. Este mismo lunes, la Policía Federal llevó a cabo la enésima redada en la que detuvieron a cinco personas que, tras 24 horas bajo custodia policial, fueron puestos en libertad por la Fiscalía del país.

Cientos de llamadas, decenas de detenidos

La justicia belga y los medios locales se han hecho eco este jueves de más de cien llamadas entre uno de los detenidos hace semanas, Ali Oulkadi de 31 años, y los hermanos Salah y Brahim Abdeslam, huido y muerto tras participar en los ataques de París del 13 de noviembre respectivamente.

Oulkadi, que supuestamente recogió a Salah Abdeslam en Bruselas la misma madrugada de los atentados tras haber sido trasladado desde la capital francesa por otros dos amigos -Hamza Attou y Mohamed Amri, de 21 y 27 años respectivamente y actualmente detenidos-, mantuvo unas 52 conversaciones telefónicas con Salah entre el 19 de agosto y el 2 de octubre, más de un mes antes de los ataques, según ha revelado hoy el diario L´Avenir. Y otras 109 llamadas con su hermano Brahim, que se suicidó mediante un cinturón de explosivos en París.

Además de la docena de detenidos en Bélgica en relación con los atentados de París, desde el 13 de noviembre se han arrestado a varias personas en Francia y en Turquía. Jawad Bendaoud, el ciudadano que dio cobijo a los terroristas en Saint Denis, ha sido uno de los últimos detenidos en Francia.

En un principio dijo que desconocía las intenciones de sus inquilinos, pero las autoridades dudan de su palabra. Ahmet Dahmani, belga de 26 años y de origen marroquí, fue detenido el 21 de noviembre en Antalya, ciudad al sur de Turquía donde se acababa de celebrar la cumbre del G-20.

Agencias