Necrológicas

Incendian varios edificios en la segunda noche de disturbios tras tiroteo policial a un afroamericano

Por Agencias miércoles 26 de agosto del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Manifestantes incendiaron varios edificios y arrasaron gran parte del distrito comercial afroamericano en una segunda noche de disturbios en la ciudad de Kenosha, Wisconsin, provocada por la herida de un hombre afroamericano que recibió un disparo en la espalda de policías frente a sus tres hijos pequeños.

La policía con equipo antidisturbios se enfrentó a los manifestantes que desafiaron el toque de queda desde el atardecer del lunes y hasta el martes por la mañana en el centro de Kenosha, a cuadras de donde la policía baleó a Jacob Blake el domingo en un tiroteo capturado en video.

Blake, de 29 años, sobrevivió al tiroteo y estaba estable luego de la cirugía, dijo su padre a los periodistas.

Pero el incidente, el último de una serie de casos que centraron la atención en el tratamiento policial de los afroamericanos, desató indignación en la ciudad de Kenosha, ubicada a orillas del lago Michigan, a unos 65 kilómetros al sur de Milwaukee.

El tiroteo ocurrió tres meses después de la muerte el 25 de mayo de un hombre afroamericano en Minneapolis, George Floyd, quien fue inmovilizado en la calle bajo la rodilla de un oficial de policía blanco, lo que provocó protestas en todo el país contra la brutalidad policial y el racismo dentro del sistema de justicia penal de Estados Unidos.

Los activistas del movimiento Black Lives Matter exigen el despido o arresto inmediato de los agentes involucrados en el tiroteo, que han sido puestos en licencia administrativa.

Varias horas después del toque de queda, la manifestación, en su mayoría pacífica, se tornó violenta. Se incendiaron edificios comerciales y gubernamentales, junto con vehículos en al menos dos concesionarios de automóviles.

La policía disparó gases lacrimógenos, balas de goma y bombas de humo para dispersar a la multitud, que llegó a contar a cientos de personas.

Gran parte de los daños causados por el fuego destruyeron el distrito comercial afroamericano a lo largo de la 22nd Avenue. Varios testigos dijeron que muchos de los manifestantes eran blancos.

Los enfrentamientos llevaron al gobernador Tony Evers a ordenar el despliegue de tropas de la Guardia Nacional en la ciudad para ayudar a mantener el orden.

El video del tiroteo tomado por un testigo mostró a Blake caminando hacia el lado del conductor de un Suv gris seguido por dos oficiales con sus armas en la espalda. Luego se escuchan siete disparos cuando Blake, que parece desarmado, abre la puerta del auto, mientras un oficial tira de su camisa.

Por el momento no se sabe si los agentes vieron algo dentro del vehículo que los llevó a disparar.

Sus tres hijos pequeños presenciaron el tiroteo desde el interior del automóvil, según el abogado de la familia, Ben Crump.