Necrológicas

Ex modelo Amy Dorris acusa a Donald Trump de una agresión sexual en 1997

Por La Prensa Austral viernes 18 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La estadounidense ha ofrecido su testimonio a un mes y medio de las elecciones
que decidirán si el Presidente alarga su mandato cuatro años más.

La ex modelo Amy Dorris ha acusado al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de una agresión sexual en el torneo de tenis US Open de 1997, según explica en una entrevista publicada este jueves por el periódico The Guardian.

El ataque, ocurrido presuntamente el 5 de septiembre de 1997, cuando ella tenía 24 años, la hizo sentirse “enferma” y “violada”, ha añadido en sus palabras al citado medio la también actriz, que actualmente reside en Florida, Estados Unidos.

Según Dorris, Trump se le habría acercado en la zona de los baños de su tribuna Vip durante la citada competición deportiva disputada en Nueva York hace 23 años, y la habría sujetado tan fuerte que no habría podido escapar de él.

“Me metió la lengua hasta la garganta, yo le empujaba”, ha relatado la víctima, quien añade que después el Presidente habría comenzado a tocarle “las nalgas, los pechos, la espalda, todo”. De acuerdo con sus palabras, la ex modelo trató de detener la agresión mordiéndole la lengua.

A través de sus abogados, el líder republicano, que en noviembre (concretamente, dentro de 45 días) opta a la reelección en su país para otros cuatro años, ha negado categóricamente haber acosado, abusado o haberse comportado de manera
inapropiada con Dorris a The Guardian.

Para hacer más firme su versión de lo sucedido, la ex modelo ha aportado por su parte “pruebas”, entre ellas una entrada al torneo de tenis US Open y seis fotos en las que aparece en Nueva York con el magnate inmobiliario, que en esa época tenía 51 años y estaba casado con su segunda esposa, Marla Maples, la actriz con la que Trump tuvo a su hija Tiffany en 1993).

El citado medio británico agrega que el testimonio de Morris, que en la actualidad tiene 48 años, ha sido además corroborado por varias personas a las que ella contó el suceso. La ex modelo, madre de dos hijas gemelas, dice que se planteó hacer pública la agresión en 2016, cuando otras mujeres denunciaron acoso de Trump, pero no lo hizo porque pensó que perjudicaría a su familia.

Ahora, en cambio, siente que quiere ser “una referencia” para sus niñas, quienes, con casi 13 años, deben saber que “no hay que permitir a nadie hacerte nada que no quieras”. “Quiero que vean que no me callé, que confronté a alguien que hizo algo que era inaceptable”, afirma Dorris, que conoció a Donald Trump a través de su novio de entonces Jason Binn, el fundador de varias revistas y marcas de lujo que la invitó y acompañó al torneo en el que supuestamente sucedieron los hechos.