Necrológicas

El poder de los Legionarios de Cristo desafía al Papa

Por Agencias viernes 30 de octubre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

El Papa Francisco anunció la indulgencia plenaria a la Legión de Cristo y a su movimiento seglar Regnum Christi durante el próximo Jubileo y por su 75º aniversario. La Orden fue fundada en 1941 por el mexicano Marcial Maciel, acusado de pederastia, fraude, extorsión, abusos sexuales y padre de varios hijos con al menos dos mujeres. ¿Por qué Bergoglio, que hasta ahora había mantenido una postura progresista al frente de la Iglesia, ha decidido otorgar la indulgencia a una congregación tan polémica?

“Los Legionarios de Cristo son un poder paralelo al Vaticano y no han mostrado remordimiento alguno por lo que hizo su fundador ni por lo que han hecho hasta ahora. Al contrario, han hecho una exhibición de poder”, asegura Elio Masferrer, presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones y profesor e investigador emérito de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. “(La Orden) es uno de los problemas más graves del catolicismo. Maciel fue un impresentable, un criminal, y es el paradigma de una Iglesia corrupta, alejada de los feligreses”.

Cada año de Jubileo se espera que el Papa conceda una indulgencia a todas las congregaciones. Pero la expectación era mayor por la polémica que han levantado los Legionarios de Cristo y los procesos que ha iniciado la propia Iglesia en contra. Una indulgencia eclesiástica en Jubileo no es equiparable a una indulgencia civil. Elio Masferrer recuerda que los primeros -y únicos- pasos que se han tomado para restarles poder han sido bajo la supervisión del Papa Benedicto XVI. “Y él renunció porque el ala más conservadora de la Curia le hizo la vida imposible”, explica.

Los Legionarios de Cristo son una de las congregaciones más poderosas de la Iglesia Católica por la enorme cantidad de dinero que gestionan. Sus activos en todo el mundo (entre los que se encuentran hospitales, inmuebles, centros educativos, orfanatos y “sociedades sin fines de lucro”) suman más de 43.600 millones de dólares. “Si fueran una empresa, estarían sin duda entre los grupos corporativos más importantes del mundo”, calcula Raúl Olmos, periodista de investigación y autor de El Imperio Financiero de los Legionarios (Grijalbo, 2015).

Agencias