Necrológicas

Novedoso programa de equinoterapia ofrece en Porvenir Escuela de Equitación

Por La Prensa Austral martes 3 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Mediante un convenio con el Centro de Rehabilitación del Club de Leones Cruz del Sur de Porvenir, la Escuela Ecuestre El Bagual lleva adelante un programa de equinoterapia para niños que requieran tratamiento psicológico, y también realizan trabajo de manera particular a quienes se interesen en clases de equitación. El psicólogo de la entidad ecuestre, subsidiaria de la empresa de turismo Expedition Horse, Dereck Sánchez, dijo que en verano se mantuvo el tratamiento a los niños del centro rehabilitador, pese a que el proyecto ya finalizó, pero se cumple la finalidad de no interrumpir los procesos.

Un total de 25 menores participan de las sesiones, acogiendo a niños desde los 2 años hasta adolescentes y adultos, ya que también se les aporta psicoterapia relacionada al campo, el corral y el contacto con los caballares. La Escuela El Bagual estuvo presente en la fiesta turística del Asado Más Grande de Tierra del Fuego, ofreciendo a las familias interesadas, paseos a caballo en el recinto de la actividad, con una demanda que superó las expectativas para los siete caballos dispuestos.

“El caballo es un facilitador de todas las sesiones en el imaginario colectivo y para hacer el vínculo terapéutico en el trabajo de los psicólogos con los niños o los adultos, lo que hace que las cosas se faciliten y sean más simples. He trabajado con la Red Sename, donde hay niños y jóvenes muy metidos en las instituciones, con sobreintervención, y en este momento, el proceso donde participa un caballo no se asocia a lo que han vivido toda su vida”, detalló.

Por otro lado, el caballo en sí mismo simboliza la libertad, lo que sugiere el esquema de intervención en las sesiones de equinoterapia, la que siendo una terapia convencional, se lleva a otro lugar que une la psicología, el viento, la naturaleza, los beneficios de cabalgar, el vínculo con el caballo y a no haya límites de tiempo. “Desde el momento que el niño llega y se sube al caballo, o sólo está a su lado, ya hay un beneficio, porque se trata de algo a lo que no está acostumbrado, siendo que vive en una región de ganadería”, observó.