Necrológicas
  • María Socorro Díaz Muñoz
  • Marco Antonio Oyarzo Andrade

Pingüino rey, el gigante migratorio que visita Tierra del Fuego

Por La Prensa Austral martes 27 de octubre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

El pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) es una de las aves más difíciles de ver porque reside en islas subantárticas de acceso restringido. Pero, en Tierra del Fuego existe una experiencia que une conservación y de turismo que permite un acercamiento con la especie sin afectar su desarrollo en un hábitat natural único.

A unos 90 kilómetros al sur de Porvenir, se ubica el Parque Pingüino Rey (www.pinguinorey.com), iniciativa emplazada en la Estancia San Clemente, a la que cada año llegan numerosos ejemplares de la especie que se instalan sin inconvenientes frente a la presencia humana que los observa sorprendida por su belleza.

El Parque se encuentra en el sector de Bahía Inútil, aproximadamente en el kilómetro 14 de la ruta Y-85, en el Lote 136 PV perteneciente a la Estancia San Clemente. Cuenta con un sendero demarcado en el que no deben permanecer más de 20 personas simultáneamente, deben ser grupos de hasta 10 a12 personas como máximo. Por lo que existe un sistema de rotación de visitantes, y las personas no deben aproximarse a
menos de 20 metros de los pingüinos.

La especie es la segunda en tamaño después del pingüino emperador (Aptenodytes forsteri). Este pingüino alcanza hasta un metro de longitud, aunque la mayoría de ellos miden de 91 a 95 centímetros. El peso oscila de acuerdo al comienzo o final de la temporada de cría y otras temporadas del año. En promedio los machos son algo más grandes, pero a simple vista no se pueden distinguir. En general el peso de la mayoría es entre 9 y 15 kilos.

Es considerada además una de las más hermosas por su coloración amarilla y naranja en su cabeza y cuello. La cabeza es negra; en ella destaca su largo y puntiagudo pico, en el que la mandíbula es parcialmente anaranjada. Sus patas presentan una membrana interdigital, adaptada para nadar.

Su dieta está compuesta por krill, peces, calamares, pulpos, peces, moluscos, sepias, y crustáceos. A su vez, sus predadores son focas leopardo, tiburones, y orcas, entre otros. Sus huevos y crías son depredados por gaviotas y págalos.

Sus colonias nidifican en islas subantárticas. Las crías nacen desnudas y a partir de los 10 días de vida se cubren con una especie de pelaje castaño que las diferencia de las de mayor edad.

Según los análisis realizados en Parque Pingüino Rey, hay conocimiento de que “en Bahía Inútil el pingüino rey es más sensible a la presencia del hombre que en sus colonias de anidación en las islas subantárticas por dos factores principales: no nidifica y, por lo tanto, no está obligado a permanecer en un sitio”. Por ello, hay énfasis en que el visitante asuma buenas prácticas durante su visita.
Paralelo a ello, se estableció un plan de manejo y conservación del sector. Explican que “para esto se ha extraído el ganado y se reforzará un cerco perimetral para evitar la entrada de ganado y personas de forma ilícita”. Además del sendero de observación de la especie se suma la aplicación de un programa de monitoreo de la especie, en el que son censados los ejemplares y se observa su comportamiento ante la presencia de turistas.

Esta ave migratoria se moviliza desde sus sitios de reproducción en busca de alimento. Estudios dan cuenta de que el pingüino rey no es ajeno a las costas de Tierra del Fuego, ya que hay registros que indican que ya tenía presencia en la zona en los tiempos en que vivían pueblos originarios como los selknam. De hecho, se han encontrado restos óseos de la especie en sitios arqueológicos.

Se han encontrado restos óseos en lugares como el istmo de Brunswick, bahía Inútil y el archipiélago Wollaston. Hay quienes estiman que fueron alimento de kawésqar, selknam y yaganes.

Investigadores estiman que el pingüino rey proviene de las colonias de las islas Falkland o Malvinas y Georgias del Sur, donde la población ha crecido notoriamente. De hecho, la colonia más numerosa se encontraría en la reserva natural Volunteer Point, en las islas Falkland o Malvinas. Como la población de la especie ha crecido en los últimos años, los individuos juveniles estarían buscando nuevos lugares donde asentarse, lo que daría paso a la formación de nuevas colonias y a la expansión de otras.

Con los antecedentes conocidos hasta ahora, hay quienes afirman que la colonia existente en bahía Inútil es la única de la especie presente en Chile.