Necrológicas
  • María Socorro Díaz Muñoz
  • Marco Antonio Oyarzo Andrade

Una pincelada a la riqueza del senderismo magallánico

Por La Prensa Austral domingo 18 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

La Región de Magallanes cuenta con la mayor superficie terrestre de Chile con 132.297 kilómetros cuadrados sin considerar la Antártica, además de ser la segunda región con menos población del país con aproximadamente 165 mil personas. Además comparte el primer lugar en cantidad de parques nacionales del país con la Región de Los Lagos: Torres del Paine, Pali Aike, Bernardo O´Higgins, Alberto de Agostini, Cabo de Hornos y el más reciente nombrado Parque Nacional Yendegaia, donde se encuentra la majestuosa cordillera Darwin en el extremo sur de isla Tierra del Fuego.

Existen numerosas rutas de trekking en la región. Algunas cerca de la ciudad, pero en otras se necesita llegar en vehículo particular o con empresas privadas, o incluso a través de una navegación en barco. La Reserva Forestal Magallanes se encuentra a tan sólo 7 kilómetros de Punta Arenas hacia el cerro, contiene una red de senderos que atraviesan bosques de lenga y se pueden realizar por el día. En este punto se puede acceder a miradores que ofrecen una hermosa vista tanto de la ciudad como de la misma reserva, y es un espacio que está resguardado por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

El Parque Nacional Pali Aike también es administrado por Conaf y es considerado uno de los grandes atractivos turísticos que no son tan visitados de la zona. Este parque se encuentra a 180 kilómetros de Punta Arenas y cercano al límite con Argentina. Se destaca principalmente por sus sitios arqueológicos, cráteres y cuevas formadas por erupciones volcánicas antiguas. Para llegar a las distintas cuevas y cráteres que ofrece este parque se pueden realizar caminatas que no superan la hora, con una complejidad de nivel bajo.

“Nuestra misión principal es conservar los recursos de los ecosistemas de las áreas que protegemos, que son Parques Nacionales, Reservas y Monumentos. Tenemos guardaparques en ocho de las trece áreas protegidas por Conaf, y ellos se dedican a esta preservación, además de recibir a la gente que visita estos espacios’’, comenta Mauricio Ruiz, quien actualmente es el jefe del Departamento de Areas Silvestres Protegidas de Conaf Magallanes.

“De las 70 personas que tenemos en nuestro equipo de Conaf, 30 se encuentran trabajando en Torres del Paine. Allá mismo se insertó el sistema de pago previo por internet para que la gente pueda tener un viaje más planificado, y es un sistema que poco a poco se va a insertar a los 101 espacios protegidos’’.

Puerto Williams también tiene magníficas postales que tuvieron durante muchos años los yaganes de manera natural. Desde este pequeño poblado, y para los más aventurados, se puede hacer el trekking que lleva a los Dientes de Navarino. Esta travesía requiere de al menos cinco días de caminata, por lo que se recomienda tener una preparación previa para poder acceder a las partes más lejanas que llevan a la salida por la laguna Los Guanacos al pueblo de Puerto Williams. Este trekking podría ser perfectamente considerado el más austral de la Tierra.

Si seguimos recorriendo espacios administrados por Conaf, podemos encontrar la laguna Parrillar a 50 kilómetros hacia el sur de Punta Arenas. En este lugar existe también una red de senderos de baja complejidad que rodean la laguna, otros que se internan en los bosques, y se puede optar por ir por el día y acceder a los sitios de picnic, o en su defecto acampar en los sitios habilitados.

Volviendo a Punta Arenas, y tomando nuevamente la ruta hacia el sur, se puede llegar al faro San Isidro con una caminata que empieza desde el final del camino de vehículos de San Juan. Este camino es plano, y bordeando todo el tiempo el estrecho de Magallanes con vista a bosques de coigüe, lengas y ñirres por el otro costado, se llega al faro San Isidro luego de unos 4 kilómetros de distancia. A 35 kilómetros más allá del faro, se llega a Cabo Froward en una caminata que podría tardar una semana, ya que usualmente la vuelta se hace por el mismo camino.

“A través de las normativas damos a conocer las responsabilidades que tienen los visitantes de las áreas protegidas por Conaf, las cuales de igual manera se deberían replicar en cualquier área silvestre. Nosotros esperamos que la gente tenga el criterio suficiente para auto cuidarse, ya que la ley sólo nos permite expulsar a quienes sorprendamos haciendo fuego, ya que es el elemento más peligroso que amenaza a los Parques Nacionales. Las recomendaciones están en internet y también las enseñamos a quienes acuden a nuestros espacios protegidos. Principalmente recomendamos nunca andar solos, no hacer fuego en lugares no habilitados, no llevar animales domésticos y no llevarse consigo ninguna muestra de flora, fauna o arqueología presente’’, concluye Mauricio Ruiz.