Necrológicas

Personajes 2018: Rodrigo Muñoz Bravo: “Lo que más nos toca ver es VIH, que se lleva el 30-40% del tiempo de un infectólogo”

Por La Prensa Austral martes 1 de enero del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Llegó a Punta Arenas el año 2012, siendo el primer especialista en Infectología en la historia de la salud de nuestra región. Con su arribo se consolidó el programa regional de VIH, que atendía pacientes que estaban en control. Se mejoró todo lo que ya estaba funcionando, potenciando un modelo con especialista y de puertas abiertas a todos los pacientes VIH, los cuales pueden contactarse con el equipo 24/7. Hoy son más de 350 pacientes en control.

Además, Muñoz es Jefe de la Unidad IAAS (Infecciones asociadas a la salud), y desde su llegada se ha visto una reducción considerable en infecciones intrahospitalarias, como por ejemplo, por catéter o ventilación mecánica, cifras que se mantienen bajo el estándar nacional. Desde que esta modalidad se incorporó en cuidados intensivos se bajaron las tasas de infección.

Junto a esto, también se inició el programa de uso racional de microbianos en el Hospital Clínico Magallanes, con el que se hacen visitas diarias a UPC, para hacer control de antibióticos y se definió un programa de control de antibióticos al resto del hospital con visitas diarias. Con eso, se logró bajar el consumo de antibióticos, especialmente antibióticos de amplio espectro a niveles de un cuarto de lo que se usaban antes. En tanto, el gasto total de fármacos en cuidados intensivos bajó de un 20 a un 10%, cifra que se mantiene al día de hoy.

Respecto de la labor que le ha tocado desarrollar en Magallanes, este médico nacido en Curicó comenta que “lo que nos tocó con el equipo de trabajo fue partir de cero, gestionar la especialidad, que tiene distintas vetas, y uno de lo que más nos toca ver es VIH, que se lleva el 30-40% del tiempo de un infectólogo. Es una enfermedad muy nuestra, que nadie más la ve, el doctor Karelovic se hizo cargo al principio, pero ha cambiado mucho el manejo de los pacientes, de alguna manera es una papa caliente que nadie quería verla”, reconoció.

Muñoz evalúa que “ha sido un trabajo lento y gradual, ahora la estructura está bien armada. Además de VIH hacemos control de antibióticos, decidir qué tipo de utilizará en cada paciente, revisar lo que el colega indicó estaba bien, tener presencia permanente en todos los servicios. Gestionamos los antibióticos, ver si es adecuado para su tratamiento o enfermedad o si no lo necesita, el 50% de los pacientes se los suspendemos, porque no lo requiere. También nos dedicamos a enfermedades infecciosas que no se ven mucho como la malaria, en visitantes. También charlas para hacer buen uso de los antibióticos. Y nos toca mucho hacer el apoyo tecnológico a la seremi, identificar enfermedades de potencial transmisión y gestionar con la seremi”, resumió el médico infectólogo.

Fotografía César Sandoval