Necrológicas
  • Rosa Elena Sánchez Hernández
  • Marcela Coñocar
El líder evangélico desestimó los datos y cifras publicadas en la investigación de la agrupación.--

Pastor Flavio Hernández: “Para mí no es relevante lo que el Movilh plantee acerca de mi persona”

Por La Prensa Austral jueves 17 de marzo del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

El integrante de la Confraternidad de Pastores Evangélicos de Punta Arenas fue posicionado en el cuarto lugar de las personas más homofóbicas del país, según el XIV Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile, publicado el martes por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual.

Roberto Martínez Arriaza

rmartinez@laprensaaustral.cl

“No me afecta para nada. Tengo una identidad como pastor y como cristiano, y en lo absoluto me siento afectado por lo que ellos dicen”, manifestó muy tranquilamente el pastor Flavio Hernández, integrante de la Confraternidad de Pastores Evangélicos de Punta Arenas, quien el pasado martes fue posicionado, junto con el pastor Pedro Carvajal, en el cuarto lugar de las personas más homofóbicas del país, según fue consignado en el XIV Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile, publicado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

El religioso apunta a que la aparición de su nombre en dicho ranking se debe a que “el año pasado presentamos un recurso de protección por el libro Nicolás tiene dos papás, que siguió su curso por las vías legales que corresponde. Nosotros no entramos en cuestionamientos, no nombramos personas. Simplemente nuestro planteamiento estaba en que considerábamos que no era correcto que a niños de temprana edad se les implantara una postura y que eso les correspondía a los padres”. Al mismo tiempo añadió que no les incumbe “las decisiones que ellos (Movilh) tomen”, defendiendo su labor y reconocimiento en la comunidad puntarenense.

“Nosotros sabemos cuál es nuestro trabajo y nuestra labor como pastores y no vamos a entrar en un juego de palabras ni contradicciones con ellos. Simplemente planteamos algo que consideramos que no era legal, usamos las vías legales y no hemos entrado en ningún conflicto verbal ni escrito con nadie. La gente del país no nos conoce, y sé que tenemos colegas que sí, y ellos saben claramente cuál es nuestra postura. La gente de la ciudad conoce al pastor Pedro (Carvajal), me conocen a mí y ellos saben cuál es nuestro actuar. Así que más allá de lo que puedan decir, nosotros tenemos un reconocimiento de la comunidad que obviamente tiene que avalar si ese planteamiento está correcto o no”, estipuló.

En ese sentido, el pastor Hernández consideró que es la misma gente la que tiene que juzgar su conducta, y al mismo tiempo desestimó los datos y cifras que aparecen en el documento publicado el martes, respecto a la cantidad de denuncias y casos de homo-transfobia, aludiendo a que tienen que ver con “un tema más de fondo”.

“Lo que obviamente señalan respecto de nosotros, bueno, ellos sacarán sus propias conclusiones y la gente también lo hará. Si ellos creen que somos homofóbicos, la gente tendrá que juzgar. Esta situación no me afecta para nada, tengo una identidad como pastor y como cristiano, y en lo absoluto me siento afectado por lo que ellos dicen. Obviamente cuando uno plantea esto, las estadísticas pueden decir mucho pero tiene que ver un tema más de fondo que tendría que tratarse y considerarse. Pero como digo, para mí no es relevante lo que el Movilh plantee acerca de mi persona o, en este caso, de los evangélicos”, concluyó.