Necrológicas

Luis Sánchez y la energía solar en su estancia: “Es importante para nosotros tener luz y una calidad de vida mucho mejor”

Por La Prensa Austral domingo 26 de julio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

El seremi de Agricultura, Alfonso Roux, se dirigió hasta la estancia Lidia, en el sector Discordia, en la ruta Sur, para verificar el funcionamiento de uno de los 62 equipos de energía solar que se entregaron en la región. Este equipamiento forma parte del segundo concurso del Programa de Energías Renovables no Convencionales y ha beneficiado a 32 estancias de Tierra del Fuego, 23 en la provincia de Magallanes y 7 en Ultima Esperanza.

A un costado del río Tres Brazos, está la casa de la estancia, donde se instalaron 12 placas solares. “Este es un proyecto generado a través de la seremi de Agricultura, con fondos del gobierno regional, del Fondo de Desarrollo de Magallanes (Fondema), por un monto de 280 millones de pesos en esta segunda etapa, que fue enfocado al sector ganadero. El concurso que realizamos anteriormente estaba dirigido a la agricultura familiar campesina. La idea es acortar las brechas que existen entre el mundo rural y urbano, en el sentido de mejorarles la calidad de vida e igualar las condiciones de la estadía en la ciudad”, sintetizó el seremi Alfonso Roux.

El sistema fue una bonificación por 5 millones de pesos a cada estancia, cuyo beneficiado debía poner un copago que dependía del tamaño de su predio y en caso de un predio de mayor tamaño, el beneficiario debe poner el monto adicional para completar el proyecto. “Lo más importante es que además de mejorar la calidad de vida, representa un ahorro importante. La gente que utiliza generadores a combustión, lo hacen andar un par de horas al día, porque es muy caro y ahora pueden mantener su televisor, refrigerador, funcionando todo el día, y también a través de energías renovables y limpias”, apuntó Roux.

El funcionamiento específico del circuito fue explicado por el técnico asesor en energías renovables, Jorge Valdivia: “Este es un sistema fotovoltaico aislado, cuya idea es capturar la energía solar y convertirla en electricidad, acumulándola en batería, pudiendo ser ocupada por las personas para los distintos electrodomésticos. Por el frío pueden tener algunas restricciones de seguridad, pero las baterías no sufren daños, a menos que estén a una temperatura de -20 grados y por eso es recomendable que estén protegidas en una caseta con aireación térmica acorde, cubierta con plumavit por ejemplo”. Una de las particularidades que tiene es que las placas siguen captando energía del sol, incluso si está nublado o con nieve, aunque a un 20% de su capacidad, y tienen una capacidad de 4 mil watts.

La inversión normal para una persona, para implementar esta tecnología, varía entre los 6 y los 9 millones de pesos. Los equipos vienen de Europa y los paneles fotovoltaicos son de China. Pero a pesar de que parece una inversión cara, Valdivia apunta que “tiene varias ventajas, porque a pesar de que su instalación requiere de una inversión fuerte, permite que el resto de los días no sea necesario usar combustible, lo que representa un ahorro; también ayuda a disminuir la emisión de gases contaminantes y también tiene la flexibilidad de que también puede usarse un generador a combustible para apoyar el sistema por completo”. Un generador, si bien es barato, lo oneroso es comprar combustible para su funcionamiento, que para una estancia pequeña, los costos corresponden a los 700 mil pesos anuales, “y a cinco años, por ejemplo, convendría más invertir en esta tecnología que seguir pagando en combustible”.

El dueño de la estancia Lidia, Luis Sánchez Barría indicó que postularon a este proyecto con una empresa de Santiago, “vinieron a instalar durante tres días, por el tema del invierno y la pandemia, y hace un mes está funcionando. Lo hemos probado, pero por las bajas temperaturas no hemos estado viviendo acá, pero es importante para nosotros, tener luz, una calidad de vida mucho mejor”.

Para este proyecto, debió aportar unos 2 millones, para completar los 7 que costó, finalmente.

Uno de los beneficios que ve Sánchez a corto plazo, es la utilización de esta energía para las clases de su hijo Derek, quien es psicólogo y trabaja en equinoterapia, haciendo clases y trabajo en terreno.