Necrológicas
  • Rosa Elena Sánchez Hernández
  • Marcela Coñocar

Los oscuros días para las trabajadoras sexuales de Punta Arenas

Por La Prensa Austral domingo 17 de mayo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

– Fundación Margen dice que la situación ha sido complicada en este tiempo de pandemia, dejando en evidencia un trabajo sin regulación y sin derechos laborales.

En medio de la lucha política y social por los derechos de las trabajadoras sexuales, la Fundación Margen, institución nacional integrante de la Red Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras Sexuales, se encuentra celebrando 22 años desde su creación en el país. Se trata de un aniversario diferente, en que han advertido de las graves consecuencias que ha tenido la pandemia, que se ha visto agravada por la precariedad laboral que muchas enfrentan habitualmente.

La representante en Magallanes de la Fundación Margen es Nasaria Navarro, quien explica que el trabajo sexual no tiene ninguna regularización ni cobertura, por lo que estos meses de cuarentena y confinamiento han puesto en una delicada situación económica a muchas mujeres y a sus familias. En este sentido, insistió en la necesidad de contar con los mismos beneficios que tiene cualquier persona, “porque las trabajadoras sexuales no pueden optar a una casa, ni jubilar o tener acceso a la salud”.

La dirigente advierte que el toque de queda, la prolongada cuarentena y la necesidad de confinamiento han generado que muchas trabajadoras sexuales se encuentren en una situación muy delicada, sin generar los ingresos necesarios para alimentar a sus familias.

“Uno piensa en cuándo va a pasar y cada día la situación es muy compleja. Este es un escenario difícil y muchas compañeras no han podido trabajar. Tenemos familias, necesidades y muchas veces también pagamos el arriendo y en la región una pieza vale 180 mil pesos. A mí no me ha pasado, pero yo prefiero pasar hambre que exponerme a enfermar”, explica Nasaria.

Reconoce que hay chicas que han intentado reinventarse y continuar trabajando online ofreciendo el servicio de video y llamadas eróticas. Sin embargo, esta no es una opción para todas.

Es por esta razón que la realidad de la Fundación Margen ha sido de mucho trabajo y lucha por reconocimientos laborales, buscando la regulación del comercio sexual. Pero -reconoce-, también han sido años de luz, donde las trabajadoras han podido organizarse, realizar cursos y capacitaciones en salud y autocuidado. Además han podido apoyarse entre ellas, y es justo ese trabajo que esperan proyectar a futuro.

“Yo nací en la Fundación Margen. Cuando yo comencé, Herminda González y Nancy Gutiérrez me llenaron de amor y me fueron orientando, te van apoyando y te enseñan para que no cometas errores. Cuando hay chicas que son más desordenadas, ellas les van enseñando para que puedan cuidarse. Ellas son educadoras y por eso es que para mí ha sido una experiencia bonita”, destacó.

Las trabajadoras sexuales pueden contactarse con la fundación al correo funmargen@hotmail.com, además los pueden encontrar en Facebook e Instagram.