Necrológicas
  • Pascual Anselmo Candia Almazabal

Gerente regional de Mina Invierno y situación de la empresa por cautelar de Tribunal Ambiental: “De no revertirse la medida, iniciaremos el cierre a fines de mayo hasta paralizar las faenas extractivas en noviembre”

Por La Prensa Austral sábado 20 de abril del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Tal y como se indicara esta semana, el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia otorgó a la empresa Mina Invierno, una audiencia fijada para el día miércoles 24 de abril, instancia en la que la firma espera aportar antecedentes que complementen la reciente oposición que entregó a dicha institución. Esto, a fin de revertir los efectos de la medida cautelar dictada el 27 de marzo que prohíbe el uso de tronaduras bajo la cota 100, en isla Riesco.
En conversación con Pulso Económico, el gerente regional de la minera, Guillermo Hernández, dimensionó el perjuicio que ha generado la medida y, en tal contexto, se refirió además al escenario interno que se vive en la empresa.


– ¿Qué esperan realmente lograr en los alegatos que harán ante el Tribunal Ambiental de Valdivia?

– “Principalmente, demostrar a través de un informe en derecho, elaborado por un prestigioso abogado de dicha zona, que la medida cautelar dictaminada no tiene sustento jurídico y es absolutamente desproporcionada, contraviniendo lo declarado por el propio tribunal. ¿Por qué razón? Porque la medida dictada impide extraer el 97,5% de las reservas remanentes en el yacimiento, a consecuencia de lo cual ya en mayo próximo estaríamos obligados a paralizar la flota de extracción de estéril.
“Aparte de eso, se aportarán antecedentes que básicamente reiteran que existe un escaso reconocimiento del trabajo técnico que se desarrolló durante todo el proceso de evaluación ambiental, así como también una poca valoración de los reiterados pronunciamientos del Consejo de Monumentos Nacionales, del informe presentado por la Superintendencia de Medio Ambiente, luego de realizada la primera tronadura en febrero y de, a estas alturas, más de 30 informes elaborados por profesionales expertos, que confirman que las tronaduras no generan un impacto ambiental significativo en la componente paleobotánica. Es más, favorece su recolección”.

 – Usted señaló que de no resultar favorable esta última instancia, lo que sigue es el término de las actividades extractivas de carbón y, en consecuencia, el cierre  de la empresa. ¿Se mantiene esta decisión?

– “Efectivamente y las consecuencias inmediatas serán que a fines de mayo tengamos que despedir a unas 250 personas -aparte de las 45 recientemente desvinculadas- y eso es prácticamente la mitad de la dotación con que cuenta la minera al día de hoy. Luego, hacia octubre o noviembre, tendría lugar la paralización definitiva de nuestras operaciones, lo que implicará terminar los contratos del resto de los trabajadores, dejando una dotación mínima para concretar el cierre ordenado de la mina, hecho que de paso afectará también a los cerca de 500 colaboradores que se desempeñan en las distintas empresas contratistas que brindan servicios a la compañía”.

– ¿Los sindicatos se alínean con la oposición presentada desde la empresa?

– “Por supuesto, están preocupados de defender su fuente laboral. Para esta presentación se harán parte seis sindicatos de Mina Invierno, apoyados por uno de la empresa contratista Bailac, que proveen el servicio de mantención de neumáticos y soldaduras”.

– ¿Cuántas son las hectáreas que poseen los socios de la compañía en isla Riesco?

– “En total, son 28.600 hectáreas de terreno superficial, dentro de las cuales están las 1.509 hectáreas en que se desarrolla Mina Invierno. Más adelante, serán los dueños quienes podrían definir que dichas tierras sean destinadas a la venta, para uso ganadero, agrícola, otro rubro o bien enajenarlas. No es algo en lo que se esté pensando por ahora, por cuanto hay esperanza de que en el Tribunal Ambiental prime la cordura y, al igual que en diciembre del año pasado, tenga la sabiduría y capacidad para reconsiderar y rectificar la decisión que tomó, para que podamos en definitiva contar con una fuente laboral de calidad para la región, ya que hay mil familias que dependen de ello”.

– ¿En qué situación queda la minera con sus clientes?

– “Estamos confiados en que cumpliremos los contratos adquiridos con ellos. En el peor de los escenarios, si no pudiéramos seguir tronando y, por ende, quedar imposibilitados de sacar una parte del carbón que requerimos para cumplir los compromisos ya adquiridos, hay cláusulas contractuales mediante las que quedarán debidamente cubiertos de que no les va a faltar carbón. Desde que iniciamos las ventas en el año 2013, a pesar de todas las dificultades enfrentadas, nunca hemos dejado de cumplir nuestros compromisos comerciales”.

– En términos financieros, ¿a qué nivel se dimensiona el retroceso con este posible cierre?

– “En simple, sin entrar en detalles, sólo decir que sería catastrófico. Esto, porque, por un lado, no estaríamos produciendo carbón o muy mínimamente, pero en contrapartida el nivel promedio de gasto mensual de la compañía es de poco más de US$7 millones. Sólo como ejemplo, en períodos de dificultades de caja, han sido los socios quienes de manera ejemplar han hecho el esfuerzo de apoyarnos para así mantener activa esta operación, siempre con la esperanza de que las cosas mejoren, pero todo tiene su límite”.

– Con todo ello, ¿cómo ve esto el grupo Angelini y el de Von Appen?

– “La verdad de las cosas es que el directorio de Mina Invierno ha visto con mucha preocupación el cómo se hace uso y abuso de la legislación ambiental para buscar dificultar la materialización y operación de proyectos.
“Es sabido que en estos años se ha venido dando una oposición sistemática, que en Punta Arenas ni siquiera tiene representación. Han hecho llamados a través de redes sociales para que las personas vayan a protestar en contra de Mina Invierno y en la última convocatoria realizada en febrero llegaron 14 personas a la avenida Colón, según información consignada por un medio de comunicación regional. Ese es el mundo real tras los opositores a la empresa en Magallanes.
“De momento, la posición nuestra es una sola: Si no se modifica la medida cautelar, de manera que se nos permita operar con los grados de libertad que autorizó la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental otorgada por el Director Ejecutivo del Servicios de Evaluación Ambiental (Sea) en septiembre de 2018, no tenemos posibilidad de ser una empresa viable. Y quiero ser enfático en esto, de no revertirse la medida cautelar iniciaremos el proceso gradual de cierre a fines de mayo, hasta paralizar todas las faenas extractivas en noviembre. Con eso, se estaría terminando Mina Invierno y con ello se cierran también las posibilidades futuras de hacer uso del carbón de Magallanes, recurso energético respecto del cual existe abundancia comprobada en la región el cual tiene espacio para ser usado en la generación de la energía que el país necesita por décadas”.