Necrológicas
  • Pascual Anselmo Candia Almazabal

Economista José Vera-Giusti criticó importancia que se da a sectores que inciden en Inacer “Es preocupante que las autoridades avalen que la minería del carbón y la acuicultura son buenas para el desarrollo regional”

Por La Prensa Austral lunes 30 de noviembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

La verdad es que hacer un análisis coyuntural, como los que han aparecido, no tiene mucho sentido. Porque si hay un dato de la causa que es conocido, es que la estructura productiva de Magallanes tiene deficiencias desde hace mucho tiempo. Entonces, utilizar variaciones coyunturales que afectan el desempeño de la economía regional, que dependen del mercado internacional, no me parece que sea la mejor manera de abordar los indicadores”.

De esta manera y con un énfasis crítico a la posibilidad de considerar los resultados del Indicador de la Actividad Económica Regional (Inacer) como un referente sólido para diagnosticar la realidad económica de Magallanes, conversó con La Prensa Austral el economista, José Vera-Giusti. Desde un inicio, el profesional reparó en la preponderancia y realce que hoy se da desde el oficialismo a la incidencia que sectores como la pesca y acuicultura, además del sector minero, podrían tener en el desarrollo local. “Hablar de que eso es un pilar importante para el desarrollo de la región, me parece peligroso. Tenemos ya conocimiento de que la salmonicultura ha tenido mal manejo por parte de la industria en la Décima Región y en nuestra región ha tenido reiteradas transgresiones a las normativas mínimas para poder tener una industria sana. Así que afirmar eso me parece por decirlo por lo menos, un contrasentido”.

Ventaja del turismo

En tal ejercicio crítico, el experto recalcó que si hay un sector con enormes ventajas competitivas, ese es turismo, así como la prestación de servicios vinculados en la actividad de navegación hacia la Antártica, que está desarrollándose de manera bastante rápida. “Esta es una región con vocación turística y que representa un 8% de la actividad económica regional, comparada con el 3% a nivel nacional. Entonces, no hay ningún motivo para que no pudiera llegar al 20% ó 30% del PIB de Magallanes. Además genera ingresos, que quedan en la región, lo que no es comparable con el caso del carbón o la salmonicultura”.

En este último punto, señaló que valorar al mineral como una alternativa al petróleo, hoy en día constituye un análisis que es del siglo pasado. “Ningún país del mundo, ni siquiera China, está incentivando la producción energética del carbón. Alemania está tratando de alejarse de éste, a pesar de que el 40% de su matriz energética es dependiente de combustibles fósiles, carbón. Pero algunos insensatos en este país dan luz verde para este tipo de inversiones que son enormemente perjudiciales para la región, como es el caso de Mina Invierno. Y es preocupante que las autoridades regionales avalen que la minería y la acuicultura son buenas para el desarrollo regional. Eso pasa cuando se hace un análisis que quiere ser estructural sobre la base de datos coyunturales”, señaló.

Planteó que en estos sectores, sólo se benefician las mismas empresas. “Eso para la región es una desgracia, desde donde se le mire. No necesitamos ese tipo de industrias, así como también son engañosas industrias como Methanex, que ahora se está yendo porque se acabaron las bonanzas de los precios para el metanol. Cualquier cosa que tenga que ver con la explotación de hidrocarburos o con el incremento de explotación de los recursos naturales de una manera depredadora y perjudicial para el ecosistema, tenemos que dejarlos de lado. Eso lo hemos discutido desde hace unos 50 años, y seguimos en la misma tontera”.

Zona industrial

Consultado respecto de visiones de otros sectores, que aluden a la necesidad de que Magallanes tenga “más industria”, para revertir el bajo aporte al Pib nacional, Vera-Giusti fue claro. “No se necesitan industrias con chimenea para que la región se desarrolle. Tenemos ventajas estructurales y competitividad en una industria sin chimenea: el turismo, por lo que no sigan metiendo industrias que tienen serios problemas con la contaminación, que además no dejan recursos-ingresos para la región. Y para los que continúan diciendo que el carbón es “una buena alternativa” o una “promesa de prosperidad”, les digo que el único motivo por el cual continuamos en Chile explotando carbón, se debe a que sus costos de producción están siendo subsidiados por toda la sociedad, al no hacerse cargo de los costos ocultos de la contaminación, las empresas que lo explotan. Si se sinceraran sus costos totales de producción, no sería rentable su explotación”, sentenció, junto con señalar que especialistas de Harvard han estimado que por cada dólar de costo, hay entre uno y tres dólares adicionales de costos no asumidos.

Turismo

Dado que el economista destacó de sobremanera el turismo, se consultó su visión respecto de la marcada estacionalidad que condiciona su total desarrollo. “Ese es un tema que también se viene discutiendo desde hace mucho rato y para este caso primero tiene que haber consecuencia y alineamientos en las políticas públicas y en la región no las hay, porque se dispara en todas las direcciones. Dicen que vamos a desarrollar la industria turística, pero abren las puertas a la salmonicultura y permiten brutalidades como las de Mina Invierno. Debiera haber una estrategia a nivel regional, pero lo único que hay es una enumeración de los sectores que tienen alguna relevancia en la región, sin ningún análisis de cuáles son las dificultades estructurales que se deben corregir, para poder desarrollarse”, planteó.

Desarrollo estructural

Vera-Giusti fue también contrario a relevar la importancia de los envíos de productos fuera de la región. “Lo realmente relevante es lo que se hace al resto del país, no al resto del mundo. Los análisis son bastante superficiales y cuando se habla de que la actividad económica se expande o se contrae, entre otros temas por las exportaciones, lo único de lo que se habla es del producto, pero no de los ingresos. Y lo que interesa para el desarrollo y el bienestar de la gente, no es cuánto se produce, sino qué pasa con el ingreso que se obtiene con lo que se produjo”.

Producto Interno Bruto

La situación en el largo plazo, es absolutamente clara. Vera-Giusti expuso que la región que más se ha contraído en términos de importancia en la participación del Producto Interno Bruto, nacional, es Magallanes. “En 1960, el PIB regional representaba el 4,8% del total nacional y según los últimos datos en 2014 del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, ahora estamos ligeramente debajo del 1%. O sea que en un plazo de 50 años la economía regional se ha contraído a la quinta parte. Por eso tenemos que pensar en qué hacer estratégicamente como región, para mejorar las condiciones de nuestra economía regional”.

Leyes de Excepción

Finalmente, agudizó su aprensión con respecto a las llamadas Leyes de Excepción. “Estas son lanzadas como chaya al mercado y nunca hubo un análisis mínimo previo para ver cuáles eran las condiciones y causas que se querían corregir, sino que simplemente se aplicaron a bulto. Solamente se fueron por el lado de bonificar las ventas netas al resto del país con un 20%, por la ley 18.392 o la 19.606 con la bonificación a la inversión, pero ninguna de esas ha dado el resultado que se esperaba. Y por lo que veo, no se van a corregir, ya que no veo a nadie preocupado de hacer un análisis en serio de los problemas estructurales de la economía magallánica. Esto requiere un mínimo de ejercicio de priorización estratégica de sectores y análisis de compatibilidad entre ellos. Se aplican remedios para una enfermedad de la que ignoramos sus causas”.