Necrológicas

Baja temperatura y limpieza atmosférica favorecen a Magallanes para monitorear el paso de satélites

Por La Prensa Austral domingo 30 de agosto del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

– Cerca de 700 satélites que orbitan entre el Polo Norte y Polo Sur pasan sobre los
cielos magallánicos en un lapso de dos a tres días en la semana.

Rolando Martínez Vergara

rmartinez@laprensaaustral.cl

“Todo requiere estrategia y Magallanes no tiene claro aún si eso lo quiere desarrollar y potenciar”, señala el académico y responsable del Laboratorio de Exploración Espacial y Planetario de la Universidad de Chile, Marcos Díaz, al destacar las ventajas que tiene la región para controlar el paso de satélites y bajar la información de éstos para que sea enviada a las agencias propietarias de esos dispositivos que orbitan entre el Polo Norte y el Polo Sur.

La ubicación geográfica y la cercanía con el polo sitúan a la Región de Magallanes como una zona ideal para establecer estaciones de monitoreo satelital como también data center considerando la baja temperatura y la limpieza del cielo.

Estas favorables condiciones de la región ya son aprovechadas por Suecia y Noruega que tienen estaciones de rastreo satelital situadas a unos 30 kms al norte de Punta Arenas y cuyas antenas son visibles desde la ruta 9. Así no esperan hasta que los satélites se acerquen al Polo Norte para bajar información, sino que también tienen la opción de bajar la información al pasar sobre Magallanes.

De hecho, Magallanes es uno de los sitios que eligió el Estado para desarrollar en el futuro un proyecto de estación de monitoreo satelital que permita bajar la información que pueda aportar el nuevo satélite chileno.

Para ello, la Subsecretaría de Defensa trabajaba en el proyecto que por ahora estaría detenido por razones presupuestarias agudizada por la crisis económica del país, según trascendió desde fuentes gubernamentales.

Marcos Díaz, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y responsable del Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria del mismo plantel, sostiene que “Chile tiene una posibilidad real para cumplir el rol de monitoreo satelital, pero hay que pensar de manera estratégica”, al considerar su longitud territorial y que se puede trabajar en bajar las informaciones de satélites que transmiten por radio frecuencia y los de órbita polar, mientras que en el norte chileno está la ventaja para las comunicaciones óptica y láser.

Además, resalta que las condiciones climáticas de Magallanes favorecen la opción de establecer data center o big data, que son grandes áreas que alojan y mantienen diversos sistemas de tecnología de información y almacenamiento de datos, cuyos servidores requieren funcionar a baja temperatura y al estar en otras latitudes hay mayor costo en su mantenimiento para evitar sobrecalentamiento, mientras que en Magallanes la baja temperatura lo favorece.

El académico sostiene que la Región de Magallanes en su estrategia de desarrollo debe ver si quiere aprovechar o no esta potencialidad y a veces es difìcil resolverlo por su alta inversión. “Para las agencias de Suecia y Noruega hay una estrategia definida. Acá no sucede mucho en Chile”, opina.

Umag y teledetección satelital

En este ámbito la Universidad de Magallanes viene postulando desde 2014 impulsar el proyecto de teledetección satelital, pero hasta ahora la idea permanece en un punto muerto considerando la crisis económica, señala el ingeniero del Centro de Investigación Gaia Antártica de la Umag, Carlos Cárdenas.

“El poder desarrollar este centro de teledetección satelital implicaría poder recolectar la información que entreguen los satélites y almacenarlos en los big data, pudiendo ser parte de un grupo de universidades y agencias que trabajan en este ámbito”, precisa.

Incluso destaca que el hecho de disponer de la fibra óptica potencia aún más el escenario digital a partir de esta conectividad con un estándar internacional.

Señala que en un lapso de dos a tres días pasan sobre Magallanes cerca de 700 satélites de órbita polar. Son satélites de observación terrestre que están entre 200 y 800 kms sobre la superficie de la Tierra. Oscilan en forma ascendente desde el Polo Sur al Polo Norte y descendente, viceversa. Ese movimiento varía entre dos y siete días.

Otro dato es que el 95% de los datos en el mundo se transmiten por internet y un 5% es por satélite.

Cárdenas destaca incluso el interés de la agencia espacial Isro de la India que está interesada en vincularse con la Región de Magallanes a través de algún convenio de cooperación con la Umag para avanzar en este tema.