Necrológicas

Tiempos de Héroes Invisibles

Por Eduardo Pino viernes 18 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La semana pasada se estrenó en Chile por televisión abierta la serie chileno-finlandesa “Héroes Invisibles”, que narra la historia del diplomático finlandés Tapani Brotherus, que llegó como agregado comercial en 1972 a nuestro país con la misión de realizar acuerdos comerciales entre ambos países. Si bien su cargo le imponía neutralidad en la contingencia política, su rol fue fundamental en las gestiones que realizó para salvar a más de 2.000 personas cuya seguridad se encontraba seriamente amenazada debido al Golpe de Estado de 1973.

Su estreno fue el año pasado en Finlandia y a pesar que se grabó hace bastante tiempo, por fin se mostró en nuestras pantallas, pues quienes habíamos escuchado de las favorables críticas acerca de su producción teníamos altas expectativas.

A pesar de algunas quejas en lo técnico por el doblaje, donde en momentos la acartonada dicción latina neutra de los actores extranjeros contrastaba con la criolla pronunciación de los nuestros a la que estamos tan acostumbrados, la evaluación global es altamente positiva. Su producción denota una ambientación cuidadosa y muy bien lograda, tanto en los detalles como en escenas de gran angular como son el ex edificio Diego Portales o el Estadio Nacional. El elenco fue muy bien elegido y la historia logra el realismo épico que lleva a la transferencia emocional, considerando que si bien los protagonistas existieron y se basa en hechos reales, la historia posee elementos de ficción para hacerla más interesante y atractiva. Por esto que algunas personas que supuestamente estuvieron ahí como refugiados en la casa del diplomático, reclaman que no hubo tanta hospitalidad del dueño de casa ni que ocurrieran fiestas tan “regadas etílicamente” por parte de los asilados.

Pero más allá de eso, el contenido más relevante es que una persona se coloca en riesgo a sí mismo y a su familia por semejantes a los que no conocía íntimamente, llevado principalmente por un sentido humanitario de hacer el bien, no considerando una posible retribución o incomprensión como respuesta.

Dentro de la historia, a los protagonistas los sorprende el 18 de septiembre de 1973 en este cautiverio. Ante la incertidumbre, el miedo y las restricciones que su situación presenta, algunos refugiados le preguntan a Tapani cómo celebran la independencia en Finlandia, respondiendo éste que si bien es un día de celebración, va acompañado de una reflexión comunitaria. Este dato me llamó la atención y revisé información relacionada, encontrando efectivamente que encienden velas y antorchas, recuerdan a sus muertos y reafirman su espíritu de perseverancia ante la adversidad, reflejado por ejemplo en las difíciles condiciones climáticas de su territorio. Como en la casi totalidad de los países, la gastronomía y camaradería ocupan un lugar central en su festividad, además de una fiesta vip en el Palacio Presidencial que despierta encontradas reacciones en la comunidad, pues a pesar de resultar muy criticada por la fastuosidad que ostenta, en un país que ha ido cada vez avanzando más en la igualdad social; su transmisión por televisión posee un alto rating de curiosos ciudadanos que no desean perderse tal acontecimiento.

Más allá que tan preciso sea este sentido que Brotherus expresa en la serie acerca de cómo los finlandeses vivencian su Día Patrio, me resultó inevitable asociar que hoy 18 de septiembre de 2020 quedará como una celebración distinta para nosotros, sin congregaciones masivas, sin fondas, sin kermeses escolares, sin paseos ni parrilladas en muchos casos. Será algo más íntimo y familiar, con los sabores criollos que tanto nos gustan, pero con un sentido de mayor intimidad que llama a la reflexión no sólo acerca de la pandemia, sino de la necesaria tolerancia, empatía y solidaridad que necesitamos para el tiempo que viene. Quizás sea un tiempo para descansar de tantos vociferantes y fomentar más héroes invisibles, que con sus actos nos ayuden a comprender el verdadero sentido que posee una nación.