Necrológicas
  • José Arecheta González
  • Carolina Saldivia Andrade
  • Vicente Pouso González
  • Patricio Yensen Canales

80 millones de pesos deberá pagar madre por no ser capaz de asumir el control de su hijo

Sentencia del Tercer Juzgado de Letras dio lugar a demanda civil por indemnización de perjuicios por daño moral.

Por La Prensa Austral lunes 20 de abril del 2015

Compartir esta noticia
Visitas


En un inédito fallo, la titular del Tercer Juzgado de Letras de Punta Arenas, Isabel Zúñiga Alvayay, condenó a una mujer a responder civilmente por el actuar criminal de su hijo, quien el 1 de enero de 2012 apuñaló y dio muerte a un joven en el barrio Archipiélago de Chiloé. César Andrés Cárcamo Cárcamo, de 20 años, falleció desangrado en la vía pública en la noche de Año Nuevo, luego de que recibiera una certera puñalada en el tórax.
Por este violento hecho de sangre fue condenado el entonces menor de 17 años, Oscar Fernández Vargas, a cumplir una pena de 4 años en el sistema de régimen cerrado en la cárcel de Río de los Ciervos.
Casi 20 meses después del asesinato, en julio de 2013, Blanca Cárcamo Zúñiga, madre de César Cárcamo, la víctima, con el patrocinio del abogado Marcos Alvarado Sotomayor, interpuso una demanda civil de indemnización de perjuicios en contra de Guadalupe Vargas, solicitando a la justicia que se declare que la madre del imputado es responsable por el hecho ilícito de su hijo, y que sea condenada a pagar la suma de 100 millones de pesos.
Los hechos en cuestión se originaron el 1 de enero de 2012, siendo aproximadamente las 8,30 horas, en circunstancias que Oscar Fernández, hijo de la demandada, caminaba por la vía pública, específicamente, por las inmediaciones de calle Chonchi casi al llegar a la Avenida Ancud, al interior del barrio Chilote, se encontró con César Cárcamo y un tercero, comenzando una conversación entre los tres. Así es como luego de una discusión entre ambos jóvenes se originó por parte de Fernández una reacción violenta, quien además al momento de los hechos, portaba un arma cortopunzante, hecho acreditado en la causa criminal que lo condenó por homicidio y que da cuenta de la alta peligrosidad del único imputado y, del historial de violencia del autor, lo que deja al descubierto también, el permanente descuido de la madre respecto de su hijo, según plantea el texto de la demanda.
A la fecha de los hechos, el autor del asesinato vivía con su madre, lo cual hizo durante 17 años. Nunca se relacionó con su padre. El joven actualmente tiene 21 años.
En mérito de la prueba rendida en la causa, la jueza Isabel Zúñiga consiguió establecer que desde su infancia el imputado enfrentó problemas conductuales y de adaptación, al frecuentar grupos negativos. “Que el hecho ilícito cometido por Oscar Fernández provino de la mala educación o de los hábitos viciosos que la madre le dejó adquirir”, sentenció la magistrada en su veredicto.
Teniendo como base dicha argumentación, la jueza junto con acoger la demanda civil, condenó a la mujer demandada, Guadalupe Vargas, a pagar, a título de daño moral, la suma de 80 millones de pesos a la madre del joven asesinado.
El fallo podría ser objeto de un recurso de apelación ante el alto tribunal regional.